El camino del guerrero.
Relación de la obra de Carlos Castaneda con las artes marciales

El camino del guerrero.

El camino del guerrero es una de las ideas más destacadas dentro de la obra de Carlos Castaneda. El camino del guerrero proviene de un arquetipo universal y encarna unos valores comunes a todos. Pero cada tradición le da una serie de matices particulares. Veamos que nos aporta la obra de Carlos Castaneda y su camino del guerrero a los artistas marciales de hoy.

Las artes marciales y el camino del guerrero

Algunos hemos elegido “El camino del guerrero” como un camino espiritual.

Somos muchos los que vemos en las artes marciales mucho más que un conjunto de técnicas de lucha para la defensa personal o un deporte.

Los que amamos estas artes, nos hemos sumergido en un mundo donde se mezcla la espiritualidad con elementos románticos y mágicos.

Nos hemos introducido en la cultura Oriental, hemos leído todo lo que nos ha llegado, sobre todo de Budismo Zen ( y de otras ramas) y Taoismo. En nuestra búsqueda insaciable también hemos investigado en las raíces hindúes, el chamanismo tibetano o japonés, el Shintoismo, etc.

También hemos diversificado nuestra investigación a través de textos de otras culturas e incluso hemos buscado respuestas en la ciencia moderna.

Hacemos de las artes marciales nuestro “camino espiritual”, aunque en realidad estamos en una difícil encrucijada: Las artes marciales absorbieron lo mejor de la cultura donde se hallaban para mejorar su eficacia. Este trabajo unido con sus normas de etiqueta, los valores universales del arquetipo del “guerrero” (valor, determinación, constancia…) le otorgaron cierto aura de espiritualidad. Pero en realidad, nunca fueron un camino espiritual en sí. Hasta los monjes de Shaolín las practicaban con una intención más mundana.

El camino del guerrero en realidad es un arquetipo que representa unos valores y no un camino espiritual en sí.

De ahí la desorientación y la búsqueda interminable del que insiste en hacer de las artes marciales su camino espiritual.

¿Cuándo se asoció artes marciales con espiritualidad?

Como hemos visto, a pesar de todas las leyendas a cerca de la espiritualidad de estas artes (más bien de su origen sobrenatural), la visión trascendental surgió en una época relativamente reciente… en pleno Siglo XX.

Hubo tres hechos trascendentales:

  • El intento de las artes marciales japonesas de aceptarse en los sistemas educativos, poniendo más énfasis en los valores (Judo, Karate…).
  • La “espiritualización” que O´Sensey Ueshiva hizo con su Aikido.
  • El movimiento New Age de los 60 que veía en lo oriental una espiritualidad alternativa.

Cuando te das cuenta que hay más de mito que de realidad, ya es tarde, ya te has embarcado en un camino que no por ser inexplorado, es menos válido.

Sea como fuere, muchos practicantes de hoy vemos en esta nueva dimensión de las artes marciales su aspecto más importante.

Si no son un camino en sí, al menos suponen un medio.

Y Don Juan Matus le explicó:
Cualquier cosa es un camino entre cantidades de caminos.
Por eso debes tener siempre presente que un camino es sólo un camino.
Mira cada camino de cerca y con intención
Luego hazte ti mismo, y a ti solo, una pregunta
Te diré cual es:
¿Tiene corazón este camino?

De “Las enseñanzas de D. Juan”.

¿Por qué Carlos Castaneda?

Investigando, leyendo , buscando… es fácil que al final llegue a tus manos la obra de Carlos Castaneda.

Carlos Castaneda

Personalmente tuve un primer contacto a la tierna edad de dieciséis años con su primera obra “Las enseñanzas de D. Juan”. La verdad es que ni siquiera lo leí entero, no debía ser mi momento. Pero cuatro años más tarde me llegó “El arte de ensoñar” y empezó mi pasión por la obra.

La obra de Carlos Castaneda es deliciosa e imprescindible de, por lo menos, conocer, para cualquier artista marcial.

Encontraremos muchos paralelismos y aportaciones.

Paralelismos de la obra de Carlos Castaneda a las artes marciales orientales.

Estos paralelismos no sólo nos enganchan a su obra. También nos ofrece una visión fresca de los mismos conceptos . Posiblemente más clara. Todos sabemos que una gran barrera para entender los textos orientales es la lingüística: Leemos siempre traducciones (a veces indirectas) de las lenguas orientales, donde la subjetividad e interpretación de traductor juega un importante papel. Al fin y al cabo D. Juan (el maestro de Carlos Castaneda) le hablaba en Español y la obra original se escribió en inglés.

Estos paralelismos harán que el amante de las artes marciales enseguida se quede “enganchado”.

El uso del arquetipo de “guerrero” como eje central de la obra.

  • Énfasis en los valores marciales como el valor, la constancia, la sobriedad…
  • El camino del guerrero aquí es más que un arquetipo. Es una estrategia para conseguir sus fines.

La compasión hacia uno mismo no encaja con la vida del guerrero. Lo más difícil en este mundo es adoptar el ánimo de un guerrero. De nada sirve quejarse y sentir que alguien nos está siempre haciendo algo. Nadie le está haciendo nada a nadie y mucho menos a un guerrero. La pena no encaja con el poder. El ánimo de un guerrero implica que se controla y al mismo tiempo se abandona. Si estás en el ánimo correcto, puedes espolearte más allá de tus límites.

De la obra de Carlos castaneda.

Paralelismos con el universo taoista. Una filosofía práctica y un mundo complejo y mágico.

Es ambos “universos” encontramos un mundo mágico más allá de nuestra percepción. Obviamente, son mundos diferentes, pues la distancia cultural es enorme.

Pero además de ese universo, hay pautas filosóficas coincidentes:

  • La “no acción” o Wu-wey, eje central del taoismo muy relacionado con los “no haceres” del camino del guerrero tolteka.
  • La importancia del mundo onírico y los estados de conciencia no ordinarios.
  • La necesidad de suprimir el lo posible el sentido de “la importancia personal” (aquí también coincide con el Budismo).

Olvídate del yo y no temerás nada. No importa el nivel de conciencia en que te encuentres. (Creo que fue lo último que le dice Don Juan físicamente).

De “El lado activo del infinito”

Consideración de ser humano en su dimensión energética.

La dimensión energética del ser humano es considerado en ambas tradiciones tan importante o más que la visible.

Obviamente, aunque el “cuerpo energético oriental” y el “tolteka” difiere en algunos aspectos, hay muchísimas coincidencias.

El movimiento intencional, es una de las maneras de manejar la energía (tensegridad en la obra de Carlos Castaneda, Qigong en las disciplinas orientales…)

La pérdida de la importancia personal como estrategia fundamental para ahorrar energía.

Insisto en este punto por su vital importancia. Muy similar al concepto de ego de la tradición budista-taoista.

La importancia personal es nuestro mayor enemigo. Piénsalo, aquello que nos debilita es sentirnos ofendidos por los hechos y malhechos de nuestros semejantes. Nuestra importancia personal requiere que pasemos la mayor parte de nuestras vidas ofendidos por alguien. Sin importancia personal somos invulnerables.

De “El fuego interno”

¿Pero qué aporta de la obra de Carlos Castaneda al artista marcial?.

Los paralelismos con la cultura oriental nos ayudan a entenderla mejor, al contemplarla desde otro ángulo.

Pero además al artista marcial le aporta mucho más:

Recuperación de la dimensión chamánico-mágica de las artes marciales.

  • Las formas de kung fu o karate ya no serán sólo recopilación de técnicas. Nos pone en sintonía con otros universos: El de los maestros que las crearon y todas las generaciones de guerreros que las conservaron lo más fielmente posible, la de los “animales de poder” presente en las formas tradicionales y, al igual que en la tensegridad, el de el uso y reorganización de la propia energía.

Nos da cierto propósito unificado.

¿Cuál es el propósito central de las artes marciales?

Defensa personal, deporte, salud, educación en valores.

Las artes marciales tienen diversos propósitos. Puedes elegir uno de ellos como eje central en su práctica.

Pero… ¿y las artes marciales como camino espiritual?

En realidad no hay un propósito espiritual, pues como he dicho el camino del guerrero es en realidad un arquetipo, un conjunto de valores.

Lo normal es que cada persona tenga su espiritualidad (o no) e incorporen la práctica marcial como una actividad más que la puede complementar.

Habrá personas que estén decididas a darles un propósito trascendente en sí mismas.

El camino del guerrero de la obra de Castaneda lo tenía.

Propósito del camino del guerrero tolteka.

El camino del guerrero tolteka, en cualquiera de sus variantes, tiene un objetivo común:

La percepción.

Percepción entendida también como experiencia y aprendizaje.

Vivimos en un mundo de infinitas posibilidades. Rico, exuberante, incognoscible.

La naturaleza del ser humano es percibir, aprender, explorar todo lo que pueda de este mundo lo que su corta vida le permita.

Pero los condicionamientos culturales, miedos, estructuras psicológicas y emocionales y una larga lista de factores, hace que vivamos en un bucle repetitivo de experiencias y pensamientos que hacen de nuestra vida algo anodino.

Para salir de ese bucle necesitamos poder personal. Energía de la que apenas disponemos porque la empleamos en “sujetar” ese mundo aburrido que en realidad hemos creado nosotros.

El mundo es así y así o así y asá sólo porque nos decimos a nosotros mismos que esa es su forma. Si dejamos de decirnos que el mundo es así y asá, el mundo deja de ser así y asá.

De “Una realidad aparte

La finalidad de el camino del guerrero tolteka seríe el reunir el suficiente poder personal como para acceder a esa vida a la que realmente tenemos derecho.

Entender que el mundo y la realidad, además de ser como los percibimos, son, al mismo tiempo, diferentes, exige un gran esfuerzo de flexibilidad. Y para llegar a tener esa “flexibilidad” es necesario acumular suficiente energía o “poder personal”, como diría Don Juan, a través de un complejo procedimiento que los toltecas llamaron “el camino del guerrero”

De “La rueda del tiempo”

¿Es esta una finalidad aplicable a las artes marciales?.

Puede serlo. Desde luego, la lectura de Carlos Castaneda te abre a esta posibilidad.

Un guerrero, consciente del insondable misterio que lo rodea y consciente de su deber de tratar de descifrarlo, toma su legitimo lugar entre los misterios y él mismo se considera uno de ellos. Por consiguiente, para un guerrero el misterio de ser no tiene fin, aunque ser signifique ser una piedra o una hormiga o uno mismo. Esa es la humildad del guerrero. Uno es igual a todo.

De “El don del Águila”

¿Quieres saber más sobre la obra de Carlos Castaneda y empezar a leerlo?

La obra de Calos Castaneda es imprescindible para cualquier enamorado de las artes marciales.

Puede leerse solo un fin de mero entretenimiento, pues está escrito de forma novelada y es realmente deliciosa.

Pero corres el “peligro” de que te enganches y emprendas un camino “con corazón”

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 1)

Deja una respuesta